Barceló Punta Umbría Beach Resort

Un hotel ideal para familias

entrada_hotelFin de semana. Era necesario desconectar del trabajo y aprovechar para disfrutar del verano desde la playa. En esta ocasión, la elección del destino no fue cosa nuestra, queríamos un hotel con una buena relación calidad/precio y el Barceló Punta Umbría Beach Resort parecía una opción bastante aceptable, así que nos pusimos rumbo a Punta Umbría (Huelva).

Desde el principio sabíamos a lo que nos enfrentábamos, un hotel familiar llenito hasta la bandera de niños que, según comentarios de conocidos que ya habían estado allí, podía resultar bastante agobiante. Nuestra experiencia no ha sido así, hemos estado mucho más tranquilas que en otros hoteles de playa.

Lo primero a destacar de este hotel es que es enorme, formado por tres edificios de por sí bastante grandes y con pasillos laberínticos, por lo que más vale que no te dejes nada en la habitación.

Habitaciones de “concepto abierto”

camaUna lástima que nuestra habitación no tuviera terraza y las vistas fueran a la carretera , pero para una noche tampoco podíamos pedir mucho más. Aún así, nos gustó la habitación, bastante amplia, luminosa y con una decoración moderna y agradable.

El baño de la habitación es una cosa muy importante para nosotras, y éste era bastante correcto, limpio y nuevecito. Como cosa curiosa, el lavabo y el espejo están separados de la cama por una pared sin puertas, aunque el wc, el bidé y la ducha sí tienen un espacio independiente con puerta. Quizás esta “concepción abierta” esté de moda pero no acaba de ser del todo útil, no puedes lavarte los dientes sin que la persona que está dormida se entere…

¡Genial el detallito de las brochetas de fruta y la botella de agua que encontramos al volver por la tarde a la habitación!

Restaurantes temáticos

Se nota que en el hotel son conscientes de la gran cantidad de gente que tienen alojada y está bastante bien organizado. Te asignan restaurantes y turnos de comedor desde el día de llegada, con lo que se evitan colas y aglomeraciones.

Nosotras nos alojamos en pensión completa (por lo que no podemos opinar del todo incluido) y tanto en el desayuno como en la cena no tuvimos problemas para coger una mesa en la terraza (uno de nuestros indicadores para saber si hay problemas de ocupación en un comedor).

El buffet no era excesivamente variado, pero no te quedabas sin comer, y la comida que había estaba riquísima. Las cenas son temáticas y la noche que estuvimos allí nos tocó cocina italiana (nuestra perdición ;P), aunque había dos carnes y dos pescados por si alguien no es amante de la pasta. La comida bien, sin nada que destacar, pero el desayuno quizás se haya quedado un poco flojo, especialmente porque no tenía tortillas al gusto en el show cooking.

Cabe destacar pequeños, pero significativos, detalles de los restaurantes. Comenzando por la decoración de los mismos -con cartelería a su entrada para que desde la tarde el cliente sepa cuál será la temática de la cena o mantelitos individuales con cuadritos rojos y blancos para destacar el carácter italiano- hasta pequeñas cosas como que el diseño de los manteles individuales era de Antonio Miró son detalles que a nosotras nos encantan.

Aunque hay varios restaurantes temáticos en el complejo, pero a nosotras nos asignaron El Calé y nos quedamos con ganas de probar los demás…

Barcy Club, para los peques

barcy_aventuraHemos dicho al principio que el hotel estaba especialmente pensado para familias y es que estamos convencidas de que éramos las dos únicas adultas en el hotel que no tenían niños.

La animación ofrece algo más de lo que estamos acostumbrados a ver (juegos, gymkhanas, bailes, deportes…). Las niñas pueden convertirse en ‘Princesas por un día‘ con disfraces, manicura, maquillaje… y los más aventureros pueden irse a pasar la noche en una acampada que dejará 12 horas de tiempo libre a los padres, algo que seguro que agradecen. Estas dos actividades tienen un cargo extra.

Spa para madrugadores

Sin duda la cantidad de cartelería que hay en los ascensores promocionando los servicios de SPA, unido a que estas cositas a nosotras nos encantan, nos hizo quedarnos con las ganas de probarlo y poder contaros qué tal estaba. Eso sí, tenemos que destacar los precios asequibles del circuito de aguas para madrugadores por sólo 10 € o que los niños también pueden disfrutar de los placeres del agua.

Playa

Si estás buscando una playa llena de chiringuitos a un paso del hotel, quizás este no sea la mejor opción. Desde que sales del complejo hasta llegar a la arena de la playa es necesario atravesar un puente de madera que serpentea entre las dunas hasta llegar a una tranquila playa con algún que otro sitio para picotear y tomar algo fresquito. Aunque si no quieres levantarte de la toalla, puedes degustar unos deliciosos camarones y una bebida muy fresquita gracias a los vendedores que pasean por la arena.

 10-11 agosto 2013

Comentarios
  1. 5 años ago
    • 5 años ago
      • 5 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.